PARAÍSO TERRENAL EN SAN MARCOS LA LAGUNA

Laguna de Atitlán, Guatemala.- El avión levanta el vuelo de la ciudad de México a las ocho de la

mañana en dirección al aeropuerto internacional La Aurora, en la Ciudad de Guatemala. Entre las

nubes se vislumbra el “aeropaisaje” conformado por las montañas de la Sierra Nevada, entre las que

emergen el Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Tras menos de una hora de viaje se puede ver el mar y, poco

después, en el horizonte se adivina el complejo montañoso y volcánico, que indica que ya estamos

en los márgenes de lo que fue el archipiélago  que se unió para formar el istmo que

actualmente une los dos subcontinentes americanos.

Guatemala se encuentra sobre un terreno geológico complejo,que alberga a 288 volcanes, y su posición

sobre tres placas tectónicas, ha ocasionado un terrible pasado telúrico, razón por la cual la ciudad

principal o Capitanía General de Guatemala tuvo que moverse en más de 3 ocasiones, hasta quedar

finalmente establecida en el valle de la Vírgen.

En el aeropuerto internacional La Aurora, alquilamos un coche en el que, esquivando las decenas de

camiones rojos con diseños psicodélicos, nos internamos hacia Panajachel, el principal puerto de la

Laguna de Atitlán. Entre las montañas que separan los departamentos de Chimaltenango y Sololá,

se dibujan, a lo lejos, los tres majestuosos volcanes que rodean el lago; el de Santiago Atitlán, el volcán

de Tolimán, y San el de Pedro.

Tras aproximadamente cuatro horas de viaje, llegamos a Panajachel, donde guardamos el coche en un

estacionamiento y, antes tomar la lancha en la que continuaremos nuestro viaje, nos damos un tiempo

para tomar una “Gallo”, la cerveza nacional por excelencia, y para comer un delicioso pollo frito con

guacamole, acompañado de las famosas “pupusas”, tortillas de trigo pequeñas y llenitas que son típicas

en la región, muy parecidas a las“gorditas” mexicanas, y que también se comen, acompañadas con

salsa picante, en El Salvador.

Desde el muelle de Panajachel salen cada hora las lanchas que llegan a las distintas localidades

laguneras. El viaje hasta San Marcos La Laguna, es de unos 40 minutos, durante los cuales, por sólo

20 quetzales, sepuede disfrutar de los paisajes volcánicos que cobijan la laguna y que hacen de ella un

espacio natural sin precedentes.

SAN MARCOS LA LAGUNA

El embarcadero de San Marcos es muy pequeño, y al llegar a él llama la atención ver algunas

construcciones sumergidas. Los niños que nos reciben en el muelle, nos explican que el crecimiento

de la laguna es consecuencia del huracán Stan, que en 2005 arrasó varios municipios de

Sololá,destruyendo asi mismo kilómetros de siembra, casas y carreteras. Nos adentramos en el pueblo

por una calle estrecha en la que abundan frondosos árboles tropicales y carteles de pequeños negocios

que ofrecen sus servicios al visitante; coquetos restaurantes, pequeñas inmobiliarias y, como no podía

ser de otra manera, algún café-internet. Si bien hay una biblioteca organizada por mujeres locales con

la ayuda de los extranjeros, y un pequeño cine club en donde proyectan películas, lo que más éxito

tiene en San Marcos son las terapias alternativas para relajarse, tales como la meditación, los masajes,

el yoga, y hasta terapias con piedras calientes y cristales.

El camino desemboca en una plaza donde a la sombra de un inmenso árbol está la primera y única

iglesia católica del pueblo. En la parte alta de la plaza hay un pequeño anfiteatro, en donde presentan

espectáculos para toda la comunidad, y en los escasos negocios que hay en la zona aledaña se puede

conseguir todo lo necesario para abastecerse.

Muchos de los habitantes de San Marcos son extranjeros. Desde hace varias décadas, San Marcos

ha sido un lugar frecuentando por grupos de americanos quienes, seducidos por sus cualidades

ecoturísticas, han intentado hacer de San Marcos un lugar culturalmente autosustentable.

Ésta es la última de las migraciones que han construido la identidad de San Marcos. Los primeros

moradores provenían de un lugar llamado Paquip, cerca de San Jerónimo de Patulul, de donde se vieron

obligados a desplazarse debido al acecho constante de los animales salvajes de las montañas. Aquellos

primeros moradores hablaban “kakchiquel” (lengua que sigue usándose en varios municipios de la

laguna), estos primeros moradores trabajaban la milpa para la gente de San Pedro. Al igual que otras

localidades de la zona, San Marcos ha sido presa de las famosas correntadas o “xocomiles” que anegan

las casas y las siembras, por lo que inicialmente tuvieron que desplazar el asentamiento, hasta que

porfin se establecieron en las lomas de Chirijuyú y Xenimajab. Según el memorialde Sololá, el actual

San Marcos se fundó el 26 de abril de 1584, cuando el misionero franciscano Fray Juan Mendoza

realizó la primera misa.

Muchos turistas llegan en busca de vivenciar un relajante baño en las albercas naturales de aguas

termales y mineralizadas, para llegar a estos espacios naturales, los mejores guías son los niños,

quienes siempre se muestran deseosos de ayudar. Otras actividades populares incluyen el senderismo,

la visita en tuktuk (una especie de moto-taxi) a los pueblos cercanos o escuchar música en directo en el

“Baba-Ganush”.

San Marcos se caracteriza por su multiculturalismo, y el mejor ejemplo de esto son los niños, quienes

hablan inglés, español y“kakquichel” con fluidez. El contacto con los muchos turistas que llegan cada

año y los extranjeros que residen durante largas temporadas en la región ha ido transformando las

actividades y costumbres de los quichés, quienes ahora usan celulares, andan en moto, escuchan a Bob

Marley y a Michael Jackson, y le van al Barça. Si bien las mujeres y las niñas siguen usando su idioma

y ropa tradicional, participan muy activamente en actividades que promueven los extranjeros, como

clases de inglés y de otros idiomas, así como juegos, ejercicios y deportes.

Cae la tarde y entre las montañas se empiezan a encender algunos focos blancos. Los restaurantes

de San Marcos ofrecen un sin fin de posibilidades, desde comida hindú, tailandesa, e italiana, hasta

platillos especiales para veganos y vegetarianos. Edgar, nuestro joven guía, nos recomienda cenar en

el restaurante “Los Abrazos”, un pequeño negocio familiar en el que la señora Antonia, enfundada en

su traje típico y con una permanente sonrisa, nos ofrece no sólo comida internacional, sino también

platillos típicos de la laguna, como los frijoles, las tortillas,los plátanos y pollo frito, hilachas con

papas, riquísimos caldos hechos con plantas regionales y un chocolate delicioso que sin duda merece la

pena probar.

Es media noche y en San Marcos se respira un ambiente de paz, la luna se refleja en el agua, y nos

permite disfrutar de un hermoso paisaje nocturno.

El domingo es día de mercado en San Pedro y, aunque se puede llegar en lancha, nosotros preferimos

bordear el lago montados en tuk tuk. Saliendo de San Marcos, nuestro joven conductor deja subir a un

pastor evangélicollamado Lucas, quien se muestra preocupado por lo hábitos que algunos extranjeros

están pegando a los lugareños, como la ingesta de alcohol y de otras sustancias embriagadoras. El

pastor nos comenta que su labor consiste en orientar a quienes quieran oírle sobre los excesos del

alcoholismo y de otros vicios, como si fuese el cabeza de una familia compuesta por los miembros de

las distintas comunidades.

Los municipios de Sololá están fuertemente permeados por el evangelismo, religión que comparten

la mayoría de los lugareños. Esto ha provocado algunos roces, sobre todo con los extranjeros,que

consideran a esta religión un ataque ideológico contra su estilo de vida, basado en la práctica de yoga y

en el desarrollo de una vida orgánica y natural, sin imposiciones laborales o religiosas.

En la entrada de San Pedro hay grandes extensiones de terrenos en los que los campesinos secan café,

y conforme nos vamos adentrando en la localidad, vemos proliferar sobre los muros de las casas de

colores; mensajes evangélicos, que nos invitan a buscar a Dios, nos previenen del advenimiento de

Cristo, o sencillamente afirman que Jesús es la única esperanza, la única solución, y que por lo tanto es

el señor de San Pedro.

El mercado dominical está en lo alto del pueblo, y en él se venden no sólo frutas, dulces y semillas,

sino telas de cientos de colores y diseños, con las que las mujeres hacen sus vestidos tradicionales, y

hasta animales vivos. En el centro de San Pedro también se pueden encontrar comercios, producto de la

globalización, como cibercafés y librerías con libros viejos y nuevos, con temáticas variadas y escritos

en diversos idiomas.

A las 12 del día cae un sol de justicia que nos obliga a resguardarnos de él, en un agradabilísimo

local llamado “La Piscina”, en el que, tras darnos un chapuzón, probamos unas ricas “chimichangas”,

burritos fritos típicos en esta parte de Centroamérica, acompañadas por una rosa jamaica, un licor de

los más populares de la región, de nombre “La Quetzalteca”.

Con el corazón encendido partimos en lancha hacia SanMarcos, y pronto llegamos a relajarnos en la

playa privada del “Hostal del Lago”y a disfrutar de la parrillada en la que se mezclan indistintamente

los huéspedes y el equipo que trabaja en el hostal.

A la mañana siguiente, muy temprano, tomamos una lancha a la ciudad de Panajachel, donde

recuperamos nuestro auto y tomamos de nuevo la Panamericana en dirección a la ciudad de Antigua.

Disfrutamos cada kilómetro del hermoso camino que está trufado de miradores desde los que se puede

contemplar la laguna en toda su majestuosidad.

 

ANTIGUA GUATEMALA

La ciudad de Antigua nos recibe con sus calles empedradas, sus edificios barrocos y sus iglesias

derruidas que hablan de su esplendor como la tercera capitanía del reino de Guatemala. La primera

capitanía se remonta a la época de la conquista española, y sus restos yacen entre piedras calcinadas.

En 1524 el sanguinario Pedro de Alvarado llega a la ciudad de Gumarcaaj, capital del reino Quiché,

conocida también por el nombrede Utatlán. Esta era una de las principales ciudades indígenas, y data

de 1370, aproximadamente. El conquistador hispano mandó quemar a los reyes y principales y ordenó

que se incendiara la ciudad. Después de este genocidio, el 25 de julio de 1524 se fundó La Villa de

Santiago en las inmediaciones de la ciudad de Iximché. Pero a causa de la rebelión y la guerra que les

hacían los quichés, los españoles no tuvieron más remedio que cambiarse al valle de Almolonga, donde

establecieron la actual CiudadVieja.

No obstante, ésta nueva ubicación tampoco sería la definitiva pues, tras la muerte de Pedro de

Alvarado, uno de los tres volcanes que resguardan la comarca, el volcán de Agua, se activó después de

que un intenso temporal lo anegara, provocando que, en la madrugada del 11 deseptiembre de 1541, un

torrente de agua y lodo descendiera del cráter, arrasando con gran parte de la joven ciudad. Este evento

está magníficamente documentado por Juan Rodríguez, célebre escritor considerado también el primer

periodista americano, en su crónica “Relación del espantable terremoto que ha acontecidoen las Indias

en una ciudad llamada Guatemala”.

Después de la sacudida e inundación, en 1542 la ciudad fue trasladada al valle de Panchoy, en donde

se le dio el nombre de Ciudad de Santiagode los Caballeros de Guatemala, la que es hoy la Antigua

Guatemala.No obstante, y como si de una maldición se tratase, la tarde del 29 de julio de1773 un

estertor bramó de lo más profundo del subsuelo, el bien conocido terremoto de Santa Marta. Aunque

no todo se perdió, se hizo necesario trasladar de nuevo la sede administrativa del reino de Guatemala

a un sitio más seguro, por lo que la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de

Goathemala, fue trasladada (esta vez demanera definitiva) al valle de la Vírgen.

La ciudad de Antigua Guatemala fue conocida como “la ciudadsilenciosa”, ya que después de que la

capitanía se trasladase a su actual ubicación, quedó abandonada y convertida en un museo colonial.

No obstante, la ciudad recuperó vigor y en 1979 fue declarada por la UNESCO Patrimoniode la

Humanidad. En ella, edificios nuevos o recuperados se mezclan con monumentos coloniales que

siguen en pie, y no es extraño toparse con iglesias que sobrevivieron al temblor de 1773. Los edificios

barrocos de la ahora bulliciosa ciudad, han sido adaptados con gracia arquitectónica para acoger

pintorescos negocios y centros culturales que hacen las delicias de los miles de turistas que visitan

diariamente la ciudad.

En a penas una hora salvamos la distancia que separa Antigua del aeropuerto internacional de la

ciudad de Guatemala. El avión despega puntualmente, y mientras sobrevolamos y dejamos atrás los

paisajes volcánicos y las aguas magnéticas de Atitlán, hacemos la promesa de regresar a estos parajes

guatemaltecos, que como dicen en Antigua; “es un lugar al que siempre se regresa”.

Ixmil Haab Tuk

 

CIMG2781

CIMG2784

PUERTO DE PANAJACHEL

PUERTO DE SAN MARCOS

TUK TUK

CIMG2925

CIMG2930

CIMG2943

CIMG2964

CIMG2998

SRA EN SAN PEDRO

VOLCANES ATITLÁN Y TOLIMÁN

BABY JESUS GIGANTE

CIMG2973

CIMG3019

CIMG3065

CIMG3227

NIÑA ULA HOOP

CIMG3035

CIMG3171

CIMG3325

CIMG3422

CIMG3071

HORNO

PIZZA

AMANECER EN SAN MARCOS DOS

AMANECER EN LAGO ATITLÁN

HOMBRE EN BARDA

CAMPO ABIERTO

PERRO EN CERRO

CIMG2783

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: